Negra por dentro (Sierra Leona, II)

La hermana Adriana es pequeña y vivaracha. Hace dos años, las superioras de su comunidad decidieron que debía ponerse al frente de la casa de Milla 91. Ella seguramente apretó los dientes, entrecerró los ojos y asintió muchas veces con la cabeza. Sabe como nadie bandearse entre los locales: da los besos justos a los niños, no le tiembla la voz para dar una orden con una sonrisa y se gana el respeto y la confianza a partes iguales. Tiene una obsesión: que los habitantes de Milla 91 se olviden de esa maldita diferencia entre negros y blancos.

Sisteryou’re opoto. [Hermana, tú eres blanca].

No, no! Look my eyes [Mira mis ojos] -dice señalándoselos y poniendo su cabeza a la altura del pequeño-.What colour are they? [¿De qué color son?].

Black. [Negros]. –So, I’m black. [Entonces, soy negra].

-(…)

And if you see very deep, I’m black. [Y si miras muy dentro, soy negra].

Luego, entre ellos cuchichean: “La hermana es negra por dentro”.

Tres niñas posan en los jardines de la Clínica Nuestra Señora de Guadalupe, en Milla 91.

El Gobierno abastece de uniformes a todos los niños escolarizados. Según datos de 2011, el 77,4% de los niños concluye la educación primaria. El 39% de los jóvenes de entre 15 y 24 años son analfabetos.

DSC_0077

Tres niñas posan en los jardines de la Clínica Nuestra Señora de Guadalupe, en Milla 91. Las pequeñas rondan los cuatro años, aunque ni siquiera ellas están seguras de su edad.

Niños en una escuela de Madina, una villa a media hora de Milla 91.

Niños en una escuela de Madina, una villa a media hora de Milla 91. Por un día, dejaron las aulas vacías para que los médicos opotos pasaran consulta.

Florence, la niña de la derecha, tenía conjuntivitis. Le lavaron los ojos con aceite de palma. Vive con su madre, que es enfermera, su abuela, que es maestra en una guardería, y varios de sus hermanos y primos. A la más pequeña, los blancos le dan miedo.

Lizbeth, la niña de la derecha, tenía conjuntivitis. Le lavaron los ojos con aceite de palma. Vive con su madre, que es enfermera, su abuela, que es maestra en una guardería, y varios de sus hermanos y primos. A la más pequeña, los blancos le dan miedo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Actualidad, Historias y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Negra por dentro (Sierra Leona, II)

  1. Olga dijo:

    Me ha encantado. Ella misma me dijo que cuando llegó a Sierra Leona se sumergió en ella como quien se tira de cabeza a una piscina…del todo y sin pensarlo.

  2. Hola!!!…Soy una activista de una ong de Derechos Humanos en Valencia ciudad. Estoy buscando proyecto en Sierra Leona para desarrollar un taller voluntario, podríais quizás darme información sobre las actividades de la madre Adriana y de su villa 91 y si recibiría voluntariado?.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s